No se puede ser genuinamente no violento y
permanecer pasivo ante las injusticias sociales.


                                                                       Gandhi

 "Confieso que he vivido" (Fragmento)

MANIFIESTO POR UN MUNDO SIN GUERRAS

Enlaces y comunicados

http://www.reformcampaign.net/index.php?lg=esp&pg=manifest&=esp&showmenu=1

Por un nuevo proyecto de país



 
Apuntes para avanzar hacia un Nuevo Proceso Constituyente
Por un nuevo proyecto de país

 
Antonio Romero, Alberto Garzón y Nico Sguiglia
Público.es

 

A pesar del esfuerzo de millones de trabajadores y trabajadoras españoles que lucharon por institucionalizar sus conquistas sociales, a día de hoy nuestra Constitución es papel mojado. El “consenso del 78” ha sido roto al haberse lanzado un contraproceso constituyente, puesto en marcha por el neoliberalismo y las oligarquías financieras, que tiene como objetivo acabar con el Estado del bienestar que se comenzó a construir en Europa tras la II Guerra Mundial.

Las elites capitalistas no pretenden devolver los derechos sociales y económicos que hoy niegan a los trabajadores, sino que por el contrario aprovechan la crisis para arrebatar los recursos económicos y financieros a la gran mayoría mientras los concentran en pocas manos. Sin duda esta crisis está siendo utilizada para vaciar los ordenamientos constitucionales de los países de la Unión Europea así como para cerrar y consolidar un nuevo modelo de sociedad basada en la explotación sin contrapartidas y en la rivalidad entre los pobres, los pueblos y los subalternos. Con ello el capitalismo condena a toda una generación a la constante incertidumbre laboral y vital y abre el campo de juego de las opciones totalitarias.

Las soluciones a esta situación han de ser extraordinarias y ambiciosas, por lo que creemos que es necesario impulsar un Nuevo Proceso Constituyente para un nuevo proyecto de país, que supere este régimen cuya representación es una monarquía heredada del franquismo y opaca en la gestión económica y patrimonial, con casos de corrupción en su seno. Entendemos que el nuevo estado ha de construirse sobre bases federales y solidarias, dotándonos de esta forma de mecanismos para estar en una Europa federal de los pueblos que ponga solución a la creciente incompatibilidad entre democracia y Estados-nación, en un mundo de trabajadores multinacionales, de migrantes y redes de cooperación y comunicación transnacionales. La esfera de los asuntos comunes y sus leyes fundamentales tienen que adaptarse a esa nueva condición, so pena de ceder el protagonismo y la dirección de la “crisis de la UE” a las nuevas formas de la “revolución conservadora”.

Cabe recordar que siete de cada diez personas que hoy tienen derecho a voto en España no pudieron votar la Constitución de 1978 y mucho menos participar en su elaboración. Sin embargo, las demandas sociales exigen una nueva relación entre representantes y representados, con una mayor participación de la ciudadanía en los asuntos públicos. No es una cuestión técnica sino política pues las nuevas tecnologías permiten imaginar mecanismos de participación social y de control ciudadano de la actividad política que signifiquen una profundización democrática.

Los abajo firmantes identificamos algunos elementos fundamentales de lo que debería ser el nuevo orden constitucional.

1. En primer lugar, la preservación, cuidado y promoción de los bienes comunes naturales tiene que tener un papel protagónico en un nuevo marco constitucional.

2. En segundo lugar, el sistema político ha de ser democratizado. Efectivamente, el poder ejecutivo ha sufrido un proceso de cierre autoritario por dentro; el poder legislativo ha sido vaciado de sus funciones democráticas y de representación a través de un bipartidismo marcado por la injusta ley electoral; y el poder judicial se ha mostrado como absolutamente dependiente de los intereses de los dos principales partidos. Del mismo modo resulta indispensable una ampliación y dinamización de los mecanismos de participación ciudadana en los asuntos públicos, introduciendo reformas en el marco de las ILPs, referéndums, consultas populares vinculantes sobre decisiones fundamentales, potenciación de los espacios ciudadanos deliberativos y avanzando hacia sistemas de voto delegado y participación directa siguiendo los modelos de las llamadas democracias en red.

3. En tercer lugar, las relaciones laborales deben ser repensadas de acuerdo con las características del nefasto modelo productivo español. La nueva carta constitucional debe tener presente la necesidad ante todo de proteger y garantizar la reproducción de la vida de nuestras sociedades, garantizando el acceso al trabajo digno, a una renta básica de ciudadanía, a la salud, la alimentación, la educación, la vivienda y a una Internet libre y neutral como derechos fundamentales y absolutamente prioritarios. La puesta en marcha de un nuevo modelo productivo capaz de activar las capacidades productivas de nuestra sociedad y de generar empleo en condiciones de dignidad es absolutamente prioritario. Sin embargo, no puede quedar subordinado el derecho y las garantías de una vida digna a la posesión de una relación laboral formal, cuando las elites financieras y gobiernos afines convierten el paro y las relaciones laborales precarias e informales en una tumba de la dignidad humana.

4. En cuarto lugar, es necesario pensar una reorganización y democratización de las instituciones del Estado y de la Administración. El Estado social se ha legitimado históricamente por su organización de sistemas públicos de bienestar, por su papel económico, financiero, fiscal, territorial y de seguridad. No se trata de acabar con el Estado o de multiplicarlo sin descanso, sino de un Estado adecuado a las capacidades democráticas y de cooperación de los ciudadanos, capaz de autolimitarse y ser lo más poroso posible a las formas de cogestión de sus competencias con instituciones ciudadanas democráticas no estatales, buscando fórmulas que impliquen una mayor eficiencia y el establecimiento de mecanismos que eviten la íntima conexión que existe entre el poder público y el poder económico de las oligarquías españolas y europeas.

5. En quinto lugar, es necesario poner coto al poder no democrático; es decir, ha de lograrse que el poder económico esté subordinado a la democracia y sus leyes. Los recursos de una sociedad han de ser gestionados por ésta, a través de mecanismos democráticos, y no por las oligarquías económicas. Mientras las decisiones que afectan a nuestras vidas las tomen entidades no sujetas a control comunitario, tales como las grandes empresas financieras, no podremos hablar de democracia.

El proceso constituyente del que hablamos, y que deberá proponer a los ciudadanos una nueva constitución, tendrá que ceder el protagonismo a los mismos en la redacción de la carta fundamental, inspirándose en las recientes experiencias latinoamericanas, pero también en la formidable iniciativa de los ciudadanos islandeses.

Consideramos indispensable la creación de instancias de colaboración y cooperación entre aquellos espacios organizativos (políticos, sindicales y sociales) que están señalando de forma clara la necesidad y el deseo de un Nuevo Proceso Constituyente para un nuevo proyecto de país, diseñando juntos una nueva y real democracia. Hacemos un llamamiento a las millones de personas que en nuestro país luchan por una vida digna para todos a que avancemos juntos en la construcción de una constitución de lo común a través de asambleas constituyentes en las que la ciudadanía decida su futuro de forma radicalmente democrática. Tenemos en nuestras manos la posibilidad de superar, con alegría y organización, este régimen corrupto y antidemocrático y abrir un tiempo nuevo de justicia e igualdad. Vamos a ello.

 

Antonio Romero. Ex diputado de IU y presidente honorífico del Partido Comunista de Andalucía

Alberto Garzón. Diputado por Izquierda Unida en el Congreso

Nico Sguiglia. Activista de La Casa Invisible, centro social autogestionado de Málaga

 

Fuente: http://blogs.publico.es/dominiopublico/5834/por-un-nuevo-proyecto-de-pais-apuntes-para-avanzar-hacia-un-nuevo-proceso-constituyente/

 

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=156465
 

 



Subir

La legitimidad perdida de un sistema podrido y suicida



 

La legitimidad perdida de un sistema podrido y suicida

 
Xavier Caño Tamayo

 

Este verano se informó que el océano Ártico mantenía históricamente la mínima extensión de hielo. Los científicos aseguran que el Ártico se quedará sin hielo en verano en pocas décadas. Tal deshielo tendrá consecuencias destructoras, países insulares sumergidos, tiempo caluroso insoportable, sequías casi crónicas, avance veloz de la desertización… Y al abrirse por el deshielo más rutas marítimas así como acceso a nuevos yacimientos de petróleo y gas (que no son buenas noticias), aumentarán litigios y disputas por fronteras y aguas jurisdiccionales entre países con el riesgo real de enfrentamientos armados.

El científico noruego Ola Johannessen asegura que la superficie helada “nunca ha sido tan reducida en los últimos cien años”. En 2008, el organismo científico que dirige publicó un estudio que relacionaba inexorablemente concentración atmosférica de dióxido de carbono (el que expulsan automóviles e industrias) y la desaparición de hielo en el Ártico.

Pero este verano, además de esa pésima noticia ecológica, hemos podido leer que en Grecia la ciudadanía ha visto reducidos sus ingresos de 40% a 50%, las pensiones han sufrido merma del 15% y el aumento de impuestos al consumo ha arruinado al pequeño comercio: un tercio de comercios ha cerrado. Y el paro ya alcanza el 23%.

En Irlanda, la austeridad impuesta hará que casi 25.000 funcionarios (7%) sean despedidos, también bajarán las pensiones y subirá el IVA al 23% (con lo que supone), pero no tocarán el impuesto sobre beneficio de sociedades del 12,5%. En Portugal, además de recortes salariales y menor inversión social, suprimieron las pagas extraordinarias de funcionarios y pensionistas, aunque el Tribunal Constitucional portugués ha declarado nula esa supresión.

España soporta un paro del 25% y la emigración a Europa, pero también a América Latina, es la salida para los jóvenes cuya tasa de paro es superior al 50%. No se impulsa la creación de empleo, pero el gobierno da más de 40.000 millones de euros en avales a una banca que no da crédito. O inyecta directamente 5.000 millones en Bankia, fallido y maloliente proyecto bancario del gobernante Partido Popular. La economía, en recesión, destruyendo empleo.

Ante panorama tan estremecedor, los gobiernos europeos optan por la medieval tozudez de mantenella e no enmendalla. Ni un paso atrás en el error, austeridad y solo austeridad. Y barra libre para la banca.

Es difícil encontrar casos más claros de estupidez colectiva. Estupidez suicida porque, además, avanzamos a pasos agigantados hacia un cambio climático de imprevisibles consecuencias y nadie con poder hace realmente nada para remediarlo; así lo demuestran las últimas fracasadas cumbres del clima. Y ceguera estúpida en la eurozona con casi todos sus países en recesión o estancados por la austeridad impuesta. Para reducir el déficit público, dicen. ¿O no es eso lo que pretenden?

Mientras, el informe El precio de los paraísos, revisado de Tax Justice Network (organización internacional contra la corrupción y la evasión de impuestos) desvela que, hasta 2010, en cinco años la minoría rica mundial ha evadido a paraísos fiscales casi 17 billones de euros (mucho más que el PIB de Estados Unidos y Japón juntos), aunque cálculos más pesimistas aseguran que podrían ser 25 billones. Evasión fiscal posible gracias a la banca privada. Según Tax Justice Network, gracias especialmente a los 10 bancos más poderosos del mundo (UBS, Crédit Suisse, Barclays, Deutsche Bank, JP Morgan Chase, Goldman Sachs…).

¿Dónde están las promesas de hace cuatro años, cuando Merkel, Sarkozy y Obama aseguraron en la cumbre del G20 de Londres que empezaba una lucha sin cuartel contra los paraísos fiscales?

Según cálculo de Tax Justice Network, más de 6 billones de capitales evadidos pertenecen solo a unas 92.000 personas: 0,001% de la población mundial. Y según esa organización,reducir el gasto público y recortar salvajemente la inversión social para cuadrar cuentas públicas, como se hace en la Unión Europea, es radicalmente injusto. En realidad, una canallada y probablemente un crimen contra la humanidad.

Sumando unas cosas y otras, solo cabe concluir que este sistema capitalista neoliberal en contubernio con una democracia vaciada de contenido y podrida, han perdido cualquier legitimidad que tuvieran y no solo es un derecho, sino un deber ciudadano, plantarles cara y cambiar las cosas. Nada que provenga de este sistema corrompido, estúpido, suicida y mentiroso puede ser tenido en cuenta. La ciudadanía (los perjudicados) tiene razón y es el 99% del mundo.

 

- Xavier Caño Tamayo es Periodista y escritor

Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS) Web: http://ccs.org.es/



http://www.alainet.org/active/57773
 

 



Subir

La democracia está secuestrada. El 25S vamos a rescatarla



 
La democracia está secuestrada. El 25S vamos a rescatarla

 

Queremos derechos, democracia, justicia y libertad para todo el mundo.
Hasta aquí hemos llegado, no tenemos miedo.
Nos vemos el 25S… y más allá.



 

 

El próximo 25 de septiembre rodearemos el Congreso de los Diputados para rescatarlo de un secuestro que ha convertido a esta institución en un órgano superfluo. Un secuestro de la soberanía popular llevado a cabo por la Troika y los mercados financieros y ejecutado con el consentimiento y la colaboración de la mayoría de los partidos políticos. Partidos que han traicionado sus programas electorales, a sus votantes y a la ciudadanía en general incumpliendo promesas y contribuyendo al empobrecimiento progresivo de la población.

Rodeamos el Congreso después de más de un año de intensas movilizaciones en todos los sectores sociales y tras comprobar que no puede haber democracia cuando las instituciones que dicen representarla se mueven por intereses que no son los de la mayoría. Porque no tenemos nada que hablar con un poder que ha demostrado sistemáticamente ser ciego, sordo y mudo a justas y concretas demandas de igualdad y justicia social. Lo rodeamos para rescatar a la política de un régimen económico insostenible y depredador: el sistema capitalista.

Rodeamos el Congreso porque queremos dar un salto en la movilización social y poner en el centro la recuperación de la soberanía y del poder ciudadano, es decir, de la democracia. Hemos creado numerosos procesos de lucha, espacios de participación y discusión en las redes y en las plazas, en los barrios y en los centros de trabajo, y hemos llevado a cabo iniciativas que queremos seguir desarrollando desde abajo, sin atajos y paso a paso. Porque creemos que el tiempo de las decisiones tomadas por unos pocos ha terminado; porque, frente a quienes quieren dejarnos sin futuro, tenemos los medios y la inteligencia colectiva para decidir y construir la sociedad que queremos; porque no necesitamos falsos intermediarios, sino recursos y herramientas colectivas que fomenten activamente la participación política de todas las personas en los asuntos comunes.

Rodeamos el Congreso el 25S para decirles a quienes dicen mandarnos que no, que desobedeceremos sus imposiciones injustas, como la de pagar su deuda, y que defenderemos los derechos colectivos: la vivienda, la educación, la salud, el empleo, la participación democrática, la renta. Para iniciar un proceso que permita que los responsables de la crisis dejen de ser impunes, para que los pirómanos que han provocado nuestra crisis no sean recompensados y empiecen, en cambio, a ser juzgados.

El 25 de septiembre nos manifestaremos alrededor del Congreso porque queremos recuperar la responsabilidad sobre nuestro propio futuro sin aceptar imposiciones. Para decirles a quienes tienen secuestrada la democracia que ha llegado el momento de irse y para exigir la dimisión de este Gobierno como primer paso, porque vamos a liberarla iniciando un proceso constituyente. Un proceso de participación directa abierto en el que determinemos y pongamos en marcha las instituciones políticas, herramientas de participación y mecanismos jurídicos y políticos que necesitamos para garantizar que las decisiones colectivas sean completamente efectivas. Un proceso constituyente sostenido y cuya definición colectiva comienza, pero no termina, el 25S.

Rescatar el Congreso es lanzar una invitación a que se articulen y unan otros movimientos sociales como la lucha de los funcionarios por la defensa de los servicios públicos, las diversas “mareas” y otras luchas por la igualdad y la justicia social. Significa negarnos a aceptar el miedo, la impotencia y la desorientación surgidas de la reducción de lo político a lo económico y sus consecuencias fascistas, xenófobas, racistas y machistas. Y buscar una salida colectiva.

Invitamos a todas las personas que quieran acompañarnos a rodear el Congreso el 25 de septiembre, a decir ¡basta! y a continuar este camino para rescatar la democracia y la soberanía.

Queremos derechos, democracia, justicia y libertad para todo el mundo.
Hasta aquí hemos llegado, no tenemos miedo.
Nos vemos el 25S… y más allá.



[Este manifiesto es fruto del debate en las asambleas de esta Coordinadora, un esfuerzo de síntesis de los motivos para el 25S que compartimos y otra de las voces por las que puedes sentirte apelado/a para acudir]

 

 

http://coordinadora25s.wordpress.com/manifiesto/

 



Subir

¿Contrapoder o toma del poder?



 

¿Contrapoder o toma del poder?
 

por Violeta Benítez

 

¿Es posible hacer la revolución sin tomar el poder? Esta cuestión se la plantean, ahora mismo, muchos movimientos sociales que luchan por crear espacios ajenos y alejados de la lógica del sistema capitalista. [També en català]

 

La creación de espacios de ‘contrapoder’ consiste en la generación de núcleos sociales donde la forma de funcionar, producir o relacionarse suponen un rechazo al sistema actual, actuando de forma opuesta a la lógica capitalista: creación de huertos ecológicos, ocupación de casas vacías, centros sociales, comunas, etc.

Todo ello establece un punto de encuentro de personas que quieren cambiar el mundo, siendo además lugares de creación de pensamiento crítico y social. Por ello, su existencia constituye un avance más en la lucha y han de ser promovidos y apoyados para que continúen ejerciendo su labor transformadora.

El problema se encuentra en creer que con la creación de espacios de ‘contrapoder’, a medida que éstos se multipliquen y se unan por coalescencia, podemos hacer una red de espacios ‘liberados’ que terminen por minar y hacer desaparecer el sistema capitalista. Esta idea choca de lleno con la realidad.

Estos espacios son una muestra del ascenso del movimiento. Con las crecientes luchas sociales se puede generar una oleada de movilizaciones y autoorganización que choquen frontalmente con el poder del estado. Tal situación se llama ‘poder dual’. Se trata de una situación inestable en la cual nuestro poder y el del estado miden sus fuerzas.

Sólo hay dos salidas: o bien la toma del poder desde abajo por parte de la gente, creando un nuevo orden social; o bien el cansancio y la destrucción del movimiento por parte del sistema opresor.

Si no tomamos el poder, jamás podremos destruir el capitalismo. Hemos de ser conscientes de que el sistema posee un gran aparato represor, bien organizado y estructurado, que si no es destruido será utilizado en nuestra contra en cuanto sienta que sus cimientos se tambalean.

Los espacios liberados jamás podrán llegar a crecer hasta el punto de generar una red que consiga derribar el sistema, sin que éste los destruya antes. Cuando el sistema ha querido desalojar casas que llevaban ocupadas más de cinco años, lo ha hecho, usando la violencia policial y judicial.

La posibilidad de cambiar el sistema, de hacer una revolución real, y de que ésta triunfe, pasa sin miramientos por la necesidad de tomar el poder para evitar que el sistema nos reprima y cambie el rumbo de los momentos potencialmente revolucionarios. Momentos en los que el pueblo realmente podría llegar al poder, arrebatándoselo a la minoría que nos explota y oprime.

Estos espacios de ‘contrapoder’ pueden ser ejemplos vivos de cómo queremos que funcione el nuevo mundo que está por construir, de conseguir aniquilar al capitalismo. Pero no podemos perder de vista las limitaciones de estos ejemplos: Al esquivar la cuestión de la toma del poder pueden facilmente quedar aisladas criminalizadas.

No debemos confundir la creación de estos espacios con el ‘hacer la revolución’; no podemos cambiar el sistema si no logramos acabar con él. La creación de estos espacios es algo progresivo, pero no dejan de ser medidas a medias, dentro de un sistema que sigue oprimiendo, en mayor o menor medida, a casi todas las personas que vivimos en él. Mientras algunos viven en una comuna en mitad del campo, la represión y la destrucción del planeta continúan en otra parte; por otro lado, no todo el mundo puede irse al campo a vivir.

En definitiva es necesario construir espacios de generación de pensamiento crítico y revolucionario. Es positivo que haya lugares donde nos podamos permitir el lujo de darnos un descanso y experimentar nuevas maneras de relacionarse y vivir, contradiciendo a los que dicen que no hay alternativas.

Pero no podemos perder de vista nuestro objetivo principal, que nos permitirá el descanso definitivo y real para todas las personas: hemos de luchar por la construcción de un movimiento revolucionario en el cual la mayoría de la gente se conciencie para tomar el poder, y es entonces cuando empezaremos a hablar de la construcción de un mundo mejor.

 

Violeta Benítez es militante de En lucha / En lluita

Artículo publicado en el Periódico En lucha / Diari En lluita

 

http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/29311-¿contrapoder-o-toma-del-poder?.html

 



Subir